domingo, 21 de diciembre de 2014

Una reflexión acertada...

La pena es que esta reflexión no tiene caducidad desgraciadamente...