lunes, 13 de febrero de 2012

Esto pá mirarlo.. España registra más de 53.000 muertes por tabaco al año


Desciende la mortalidad en varones y vuelve a aumentar en las mujeres fumadoras


Las víctimas mortales por tabaco suman y siguen en España. Los últimos datos, referidos a 2006, dejan un rastro de 53.155 muertes atribuibles al humo del cigarrillo, según el último estudio sobre mortalidad y tabaco que se publica en «Medicina Clínica». El 88,7% de los fallecimientos se produjo en varones (47.174) y el 11,3% (5.981), en mujeres. Aunque las muertes parecen cebarse con los varones, en realidad reflejan una tendencia que preocupa desde hace años. «Mientras desde el año 2001 desciende la mortalidad masculina, la femenina mantiene un ascenso progresivo», escriben los autores en el estudio, dirigidos por el epidemiólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, José Banegas.
Uno de los datos que más llaman la atención es que los tumores malignos, relacionados con el tabaco, superan ya a la mortalidad de enfermedades cardiovasculares como el infarto o el ictus. Casi la mitad de todas las defunciones que se registraron en 2006 lo fueron por cáncer y los tumores de pulmón explican casi una de cada tres. Aunque también se observan diferencias por sexos. Mientras en los varones predominan las muertes por cáncer, en las mujeres prevalecen las enfermedades cardiovasculares. Entre todos los tipos de cáncer, el de pulmón es el más letal en ambos sexos y es también el que más crece en la población femenina. Sólo 663 mujeres murieron en 1998 por este tumor, pero en 2006 la cifra ya se había duplicado. Otros tumores, relacionados con el cigarrillo, habituales son el de laringe, faringe, labio, boca y esófago. Dentro de las enfermedades respiratorias, la que se cobra más víctimas es la EPOC, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica con casi 10.000 muertes.
Humo, factor de riesgo
Los neumólogos, epidemiólogos y expertos en tabaquismo que han participado en el estudio dejan claro que el humo no es la única causa de estos fallecimientos, sino que actúa como principal factor de riesgo. “Sin la exposición al tabaco, probablemente no se producirían estas muertes”, afirman. En el caso concreto del cáncer de pulmón y EPOC, sin tabaco se habrían evitado prácticamente el 90% de los decesos. En las mujeres, se hubieran cortado casi a la mitad las víctimas por ictus (infarto o hemorragia cerebral), cáncer de pulmón y de laringe.
Otro de los datos más destacados es que una de cada cuatro muertes atribuibles al tabaco ocurren de forma prematura, es decir antes de los 65 años. La mala noticia es que una proporción importante de la mortalidad se observa en ex fumadores. «Por lo tanto, después de un periodo prolongado de exposición el abandono tardío del tabaco no evita la mayor parte del riesgo. Del mismo modo, fumar menos cada día tampoco reduce de forma significativa el riesgo de mortalidad».
Otros links en esta blog sobre el tema del tabaco por un servidor...!