lunes, 24 de octubre de 2011

Conclusiones...

Una vez más reflexionando... y no de manera instantánea, he llegado a la conclusión que:


No siempre... lo que necesito... es lo que quiero... lo que quiero nos es para nada lo que encuentro, lo que encuentro a veces no es lo que busco. Lo que busco no siempre es lo adecuado... Lo adecuado, muchas veces por extraño que parezca, apenas me hace feliz.

Y es que es verdad que quizás una mirada dice mucho, que los silencios como ya hablamos hace tiempo duelen más que mil palabras, porque hay días tan oscuros como la noche, y que hay noches que lucen más que un día, porque hay días para todo, porque todo muchas veces es nada y porque otras veces nada es todo, porque a veces sumar resta y también otras veces inexplicablemente al restar sumas. Porque lo que quiero a veces me incomoda y aún inocomodándome... me atrapa. 


Quizás, y por qué no, siempre correr no tiene  qué significa llegar más lejos, porque lo más ligero a veces es lo que más pesa. Porque muchas veces aunque se pierda uno sale ganando y porque hay muchas victorias que son derrotas...


Max