jueves, 28 de julio de 2011

Bésame con el beso de...


Bésame con el beso de tu boca,
Cariñosa mitad del alma mía,
un solo beso el corazón invoca,
que la dicha de dos...me mataría.
Un beso nada mas!...Ya su perfume
en mi alma derramándose, la embriaga;
y mi alma por tu beso se consume
y por mis labios impaciente vaga.
Huntese con la tuya!...Ya no puedo
lejos tenerla de tus labios rojos...
Pronto!...dame tus labios...tengo miedo
de ver tan cerca tus divinos ojos!
Hay un cielo mujer, entre tus brazos;
siento de dicha el corazón opreso...
Oh! sostenme en la vida de tus brazos
para que no me mates con un beso!

Manuel María Flores

Manuel María Flores nació en San Andrés Chalchicomula, México. Estudió Filosofía en el Colegio de San Juan de Letrán hasta el año 1859, fecha en que abandonó sus estudios. Perteneció al Partido Liberal, luchó contra los franceses, estuvo preso en el Castillo de Perote. Cuando la república fue reinstaurada obtuvo el cargo de diputado, posteriormente formó parte del Liceo Hidalgo, además de pertenecer al grupo de escritores que encabezó Manuel Altamirano, quien escribió el prólogo de su primer libro; "Pasionarias" que fue publicado en el año de 1874. Este poeta romántico es considerado como uno de los más grandes representantes del Romanticismo Mexicano Manuel, sostuvo una relación sentimental con Rosario de la Peña, mujer por quien se suicidó Manuel Acuña. Falleció este insigne poeta en el año de 1885. Después de su muerte, aparecieron sus "Poesías inéditas" en el año de 1910 y en el año de 1953 "Rosas caídas" (su diario).