martes, 27 de julio de 2010

Tus minutos...!

Lo que siento y estoy viviendo en este momento es una avalancha de pensamientos y sensaciones que pululan, dan vueltas de un sitio para otro. Son dispares y parecen no tener conexión alguna con lo que creo que son o deberían ser mis prioridades ahora mismo, sé con  absoluta certeza que me vuelvo muy irregular.

Es como si algo estuviera alterado o averiado en mi y que yo sepa no me he dado ningún golpe en la cabeza, ni de una forma ni de otra.

Algunos de estos pensamientos ni siquiera se por qué están ahí, es más, no sé por qué se producen y esto me lleva a comprenderlos menos aún. 

Es como si alguien más me compartiese en la búsqueda de respuestas ante lo que está sucediendo en este instante en mi vida: -"¿Qué podría o no hacer ante este desconcierto o situación que vivo y siento sin tener este histórico tan cercano en mis archivos?"-.

Quizás pueda parecer una ida de pinza o una locura el comienzo de este escrito pero como diría J. W. Goethe: -"La locura a veces no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma"-.


Desde el día 15 de este mes, Julio, reconozco que estoy mucho más tranquilo en ciertos aspectos de mi vida. Ese día en que, por muchos motivos, todo estaba perfilado para estar contento si o si y sino también, vamos para sentirme pleno y feliz. Pero el acierto de este día se convirtió, además, en un desacierto instantáneo,: Tan solo bastaba una llamada que por otro lado esperaba  con ansias y poder pasar esa pagina que me estaba pesando... Pasaban las horas y horas, se me hacían de chicle. Cuando esto sucede sientes como tus pensamientos empiezan a tornarse hacia el lado oscuro, aunque uno sea muy positivo en la vida, esa claridad que vislumbraba y teñía mi horizonte hasta ese instante de repente se convirtió en nubarrones muy visibles y la búsqueda y consecución de esa tranquilidad tan trabajada  giraba hacia un un desconcierto total.

Una noticia, ni esperada ni querida, impensable hasta en mi imaginación, lo cambio todo en mi vida: -"joder, joder y joder. Me cago en toooo!. Al final me tendré que volver católico"-.

Ante esta turbación intento mantenerme tranquilo porque la adversidad, lo que suceda, lo que se presente sino me gusta el final del cuento no lo voy aceptar y eso es así de simple por lo menos para mi. Aunque esto parezca o sea infantil si el final del cuento no me gusta, independientemente de que pudiese pasar o darse, no va a ser mi final. A de fácil.

A la salida de una reunión convocada de urgencia e importante, tomamos un café en un local muy muy grande, casi vacío atendidos por un camarero cuya única misión no era otra que seguirnos, por no decir perseguirnos. Escapando en un momento dado de ese camarero, nos miramos y aproveche para comentarle a esta persona tan Especial: -"Esto es una oportunidad. Quizás sea el mayor acierto para que vivas en tu vida y que te sirva para priorizar de una forma más eficiente y en consonancia con lo que eres y lo que tu realmente  quieras y necesites para ti. 

No hay mal que por bien no venga...!

Añadí: .-"Piensa, -"Tus minutos son y serán de Oro y tus segundos son y serán de Platino. aprovecha...!Tan solo depende de ti que estés abierta a un pensamiento libre, no rígido y que elijas lo que quieres para ti. No dejes que los demás elijan por ti. Elige bien, no tengas prisa. Concentra y dedica, como dice otra persona que tu conoces, hasta el último céntimo en ti. Evita el vocabulario mal sonante".-, Y repetí nuevamente .-"¡Las palabras ya sabes curan...! elige el programa que instalas en ti"-.

Este pasado viernes hablaba con esta persona única, lo hacia casi de puntillas, costándome lo sé, pero al final confluía con el tema y con ella y hacía una llamada a la resistencia y le decía, mira : -"Tú y yo no somos Cubanos pero la rendición no es una opción"-.

Nos vemos...!

Aquí y ahora...

Max x