jueves, 6 de mayo de 2010

La realidad...


Esto es muy cortito, tremendamente claro y se aplica al 100% a nuestra realidad social.
Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo...

El Gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona.

Cuando la mitad de la personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad esta obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitara lo que han logrado con su esfuerzo, y eso... mi querido amigo...

                            ...es el fin de cualquier nación.
          "No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola".


Adrian Rogers
1931.

Link como siempre:

4 comentarios:

  1. Cuando la gente sé de cuenta en general que en una situación o en otra, que la solución pasa por arrimar el hombro este donde este y depurando los sistemas hasta el final de sus consecuencias, de luchar contra el amiguismo, la corrupción y haciendo leyes realmente justas, no demagogias con el único fin de comprar votos con el problema que eso acarrea que no es otro que el perpetuar en el cargo a quien no debe estar ahí.

    Star

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, también aquí entra en juego delimitar el concepto y la percepción de lo que es mío, de mi aportación a la sociedad, de la responsabilidad del uso de los recursos y servicios comunes..... Desde mi punto de vista, el error está en el que se aprovecha de un sistema configurado para suavizar los extremos de necesidad, no en que existan tales mecanismos.
    Resulta aberrante que deba haber inspectores de subvenciones, o de Hacienda, centrados en perseguir el fraude, en lugar de técnicos supervisores del correcto cumplimiento, de buena fe.
    Pero claro, atendamos a nuestra naturaleza. Y en este punto, sigo preguntándome si somos egoistas por naturaleza, o sólo tenía sentido serlo por necesidad. Y una vez superada esa necesidad (de cobijo, alimento, .....), no será una simple excusa?
    Y en cualquier caso, aunque fuéramos realmente egoistas y aprovechados por naturaleza (que aún tengo mis dudas), me resulta indiscutible el hecho de que SIEMPRE somos nosotros quienes elegimos seguir siéndolos, o tomar otro camino, a pesar de que no sea el que nos "venga mejor".
    Somos, pues RESPONSABLES, no culpemos a esa NATURALEZA. Ni vale el "no voy a ser el único tonto...". Así, amigos, si ninguno echa el remo al agua el primero, el barco no avanza.
    Y detrás de uno, curiosamente, acaba apareciendo otro. Porque la empatía funciona, pero para lograr la masa crítica suficiente tienen que aparecer unos pocos "estúpidos valientes" que empiecen a empujar.
    No los mires..... únete ;)

    ResponderEliminar
  3. Todo es parte del mismo pastel, estoy de acuerdo con Star y también con el Sr. "Z" al que ayer por cierto no vi.

    Me alegro de leerte aquí, al principio hace tiempo me comentabas lo que pensabas verbalmente, la verdad es que te prefiero por escrito, veo con agrado que tienes más sustancia de la que aparentas.

    Y ya para rematar en el actual sistema, son necesarios los unos y los otros, con aberración y sin ella, pero si no se establecen los mecanismos que delimiten lo real, necesario, posible y lo que no es correcto y sanciones verdaderas, no podemos pensar que la buena fe hará el resto, eso seria una quimera.

    Mi querido amigo lo que no es lógico es que alguien robe para comer y lo manden a la cárcel y alguien se lleve por ponerte un ejemplo fácil TRES MILLONES DE EUROS y este en la calle.

    Simplemente algo y no te digo el que, NO FUNCIONA!!!

    Gracias,

    Max

    ResponderEliminar
  4. En 1931 ya estaba claro...

    ResponderEliminar