sábado, 20 de marzo de 2010

No me gusta...


Hay algo que me jode bastante, incluso más que el editor del Blog, tanto que aunque se me quede la cara de pocker en un momento determinado o tarde unos segundos en reaccionar, me reconcome por dentro. Bien es cierto que he aprendido a no entrar en esas tesituras en base a los errores que he cometido pero me jode.

La situación es que existen algunas personas que aún habiéndoles dado un margen de desacierto, comprensible o lícito, se atreven a pensar por mi o por los demás.

En el argot jurídico se definiría como inducir a alguien a la respuesta y no sería lícito, es ilegal.

-“¡Diga usted si es cierto que...!”-.

Existen personas que lo hacen como una forma de vida provocando así la razón de su existencia. Lamento decir que su “modus operandi” no va conmigo y cada día lo constato más.

No me resulta gratificante que pongan en mí palabras que yo no he dicho. Si, además, me preguntan sobre mis reflexiones o pensamientos y además la respuesta la hacen por mí…

A estas personas te dan ganas de comértelas a besos.

Max