jueves, 7 de enero de 2010

Máscaras..... Escribió Eshin:



"Fabricamos una máscara para encontrarnos con las mascaras de los demás.

Y luego nos preguntamos por qué no tenemos a quién amar, por qué nos sentimos tan solos".

Extraordinaria perla: torpedo directo a la linea de flotación del miedo, !perdón!, del ego... ¿Serán lo mismo?.


2 comentarios:

  1. Las máscaras sólo las fabrican aquellos que no están seguros de sí mismos.
    Aquellos que tienen miedo a mostrarse tal cuál son y tienen pánico a ser rechazados.
    Las máscaras son sólo una excusa para realizar acciones, expresar ideas o sentimientos a los demás y que no tienen valor de hacerlo al descubierto.

    Las máscaras crean una imagen falsa (“son una mentira”) y bajo ella algunos se sienten fuertes sólo por el mero hecho de creer que los demás también las llevan.
    ¡¡¡Craso error!!!...
    Las máscaras no duran eternamente.
    Esa máscara creada, casi con precisión, para mostrar el más puro reflejo de una falsa imagen … Al final, la máscara, siempre se cae dejando al descubierto la verdadera identidad de los que las llevan.

    No porque los demás se pongan una máscara hay que fabricar una para nosotros y escondernos detrás de ella para ser como los demás.

    Si, lo enlazamos a la segunda parte de la frase: “Y luego nos preguntamos por qué no tenemos a quién amar, por qué nos sentimos tan solos “.

    Diría que más que “por qué no tenemos a quien amar “, “Por qué hemos creado una barrera, (que no es máscara), que no nos permite amar.”¿Quizás porque sabemos y somos conscientes que hay muchos que llevan máscara y destaparla es doloroso?.

    De ahí la diferencia entre ponerte una máscara, que es una mentira, y crear una barrera de protección ante uno de los sentimientos más apreciados y complejos que disponemos.

    Se puede amar de múltiples formas sin perder su esencia. Y no necesariamente tiene que afluir la mal preciada soledad.

    Si que esta frase puede ser un:

    “Torpedo a la línea de flotación del miedo…”
    A aquellos que bajo una máscara sienten que en breve se les va a caer. Y probablemente se vean casi descubiertos y corran despavoridos a crear otra.
    A aquellos que ponen una barrera porque no quieren encontrarse con la decepción y el dolor de otra máscara que quitar.

    “Torpedo a la línea de flotación del ego…”
    ¿De aquellos que se esconden detrás de una máscara? No tienen ego … Con rapidez salen despavoridos a crear otra.
    ¿De aquellos que ponen una barrera? Sí, supongo que sienta como un “peñonazo” a su ego. Pero, seguirán sin entrar en el juego de máscara.

    2bs.

    ResponderEliminar
  2. He de decir, que las mascaras las fabrica casi todo el mundo desgraciadamente, muy pocas personas están seguras de lo que son y de lo que quieren ser, se escuda constantemente en sus vicisitudes y son presas del momento pasado y futuro, del que dirán, de sus secuencias automáticas, de obligaciones, de modas y mas que nada de su química personal.

    Por ejemplo incluso para aceptar a nuevas personas en un grupo, se requiere de avales ante los demás o que la persona en cuestión ya lleve puesta tal mascara, todo tiene un conste y muchas veces no estamos dispuesto a pagar ni un céntimo, aunque el beneficio pudiera entrañar un salto de nivel, entonces porque avalar...!

    La inseguridad reina bastante en el mundo en que vivimos, por supuesto mantener la mascara es un error de dimensiones gigantescas, mas tarde o mas temprano la mascara cae y revela al titular de la misma dejando al descubierto sus miserias en primer plano.

    El problema esta en no conocerse ni invertir en ello, vivir corriendo significa pagar un peaje elevado, del que no tenemos ni siquiera constancia del coste ni de lo que pagamos.

    No interrumpir ese dialogo con nosotros mismos y sobre todo con el Ego, el cual como amigo íntimo no dicta y lo justifica todo en un pseudo beneficio para nosotros mismo que no existe ni por asomo, identificarlo es el principio del fin.

    Y para terminar revelar que cuando esa mascara cae ya la persona no esta a gusto a la vista de la/s personas que lo descubre/n como tal.

    Solo hay dos caminos o te desprendes de ella y te descubres para mejorar o pinchas la pelota y vuelves a crear una nueva mascara y te dispones a pagar el coste que ello conlleva que no es otro que prescindir de lo que te hubiera dado tiempo a construir o a mantener con la mascara creada, la elección debería ser solo una cuestión de hacer un balance para clarificar que es lo que realmente nos merece la pena.

    Llegar aquí es doloroso y siempre el que utiliza una mascara puede pensar en conjunción con el miedo, el ego y costo, que puede salir mas barato encontrar alguien que no conozca una nueva mascara y pensar que no se repetirá el error.

    Pienso, siento, creo y vivo

    ResponderEliminar