viernes, 11 de septiembre de 2009

Max ideas, otras visiones o puntos y pseudo vacaciones!













¡Buenas de nuevo a todos!

Después del período estival de aquí para allá y de allá para aquí, vuelvo a sentarme para poder compartir algo con vosotros. Ello me sirve para calmar mi necesidad de escribir y no tanto por buscar el reconocimiento de la gente que me conoce o de la que no me conoce.
Cómo empezar, o ¿por dónde empezar una vez más? Creo que esto puede ser más una consecuencia derivada de la crisis tan severa que nos rodea, especialmente virulenta en este país y que afecta a casi todo, pero especialmente al tema laboral y la repercusión que tiene en nuestra vida que exista tanto paro. Indudablemente es difícil mantenerse al margen de este tipo de preocupaciones.
Con esto de la crisis la gente se escuda en conductas no deseables para mi, quejarse se ha convertido en algo normal, es mas si no te quejas puedes llegar a ser un bicho raro. lo que no quiero y me resisto a caer en esa espiral, a todo el mundo le pasa o le pueda pasar y me refiero a pensar que algo pueda llegar a ser normal por que le suceda a mucha gente y ya por eso tenga que considerarse algo normal.
Quiero descubrir gente que no se queje tanto de su vida, del tiempo que tiene y del que no tiene, que critique a la gente que le rodea, que no ayude a los demás, quiero encontrar gente viva, no atacada de los nervios y que sepa priorizar y no piense que si tiene un reloj muy bonito es mejor que le corten la cabeza, a quedarse sin reloj ¡ Dejarme de tonterías y como dijo uno: “dejame vivir”… porque estaba hasta las pelotas.
Este año he intentado, después de mucho tiempo y muchos años sin vacaciones, tomarme un insignificante período de ocio. Y digo esto por lo reducido en el aspecto tiempo en realidad. Ahora, que todo o casi todo el mundo no puede permitírselo, me he propuesto paulatinamente hacer lo opuesto a lo que hubiera realizado normalmente.
Para empezar este año he podido pasar más de quince días con mi hija, con lo cual la he podido disfrutar de ella de una forma distinta a la habitual. He ido al cine, parques de atracciones, playas, piscinas, etc. Y, por último, le he vuelto a refrescar la memoria sobre su abuela "Isabel", al margen de la insistencia de dicha abuela, que reside en Barcelona.
Durante todo este tiempo he intentado no estar quieto en ningún sitio, ni aquí ni allí, aunque tampoco de cualquier forma. También he experimentado la sensación de no tener que hacer nada y disfrutar esto conscientemente. No hacer nada de nada. A veces proponerte esta tarea no suele ser fácil.
Hay muchas cosas importantes en la vida, como cuidar a la gente que te quiere, renovar vínculos, visitar a tus padres, estar con tus hijos o tener una buena salud buco dental. Esto último es muy, muy importante.

He visto con mi hija todas las películas en 3D. Recomiendo la ultima de Pixar: "Up". Me resultó muy bonita y romántica. Los primeros cinco minutos son mortales, son muy bonitos pero muy tristes. También he visto alguna en 4D. Por cierto, os quiero decir algo sobre las películas de 3D: os aconsejo siempre pedirle a la persona que compruebe que tiene las gafas encendidas. Yo esto lo desconocía. Comprobadlo, pues si no lo hace tu hijo puede ver por ejemplo media película en un tono verde apagado. Si tu hijo dice que lo ve todo verde puede ser que sea verdad. Y yo pensaba que esto solo me pasaba a mí sin gafas…

Otra película que podría citar podría ser “Enemigo Intimo”, cuyo actor principal es Johnny Depp, esta convincente en la película. La vi en versión original, subtitulada. Me di cuenta después de entrar. Eso a veces suele pasar si vas con coleg@s; a veces te lo advierten y otras no, puesto que lo dan por hecho.
Y ahora aprovecho para decir algo que no es mío pero que me da la gana poner aquí, y es lo siguiente:
"Un sueño que sueñas solo es sólo un sueño. Un sueño que sueñas con alguien es una realidad".
La diferencia básicamente es quererlo hacer realidad. A veces nuestro subconsciente nos traiciona y llegamos a ver lo que no es y escuchar lo que tampoco existe.
Existirán ¿¿¿los enemigos Intimos???, yo creo que sí.
Como digo yo: ¡¡ las cosas no son como empiezan si no como queremos que acaben.....!!

Cambiando un poco de tema ahora voy a hablar sobre mi madre:
Mi madre es una persona que tiene una visión muy particular de las cosas y, en general, de todo lo que la rodea. Me alegró verla después de tanto tiempo, he descubierto que no deja de cautivarme su visión. Contaré una anécdota por poner un ejemplo. Tengo un tatuaje en la espalda que simboliza el logo de la Escuela Shotokai (disciplina marcial que profeso). Cuando lo vio mi madre percibí en mi madre cierto estado de pseudo preocupación que la llevó a hacerme la siguiente pregunta: - ¿Hijo mío, qué te has tatuado en la espalda? ¿¡una señal de tráfico!?-... Sin comentarios…Si no fuera porque es mi madre casi le retiraría el saludo de icsofacto. Nunca en mi vida me hubiera podido imaginar que de todas las preguntas que podría haberme hecho mi madre fuera esta. De hecho, lo último que querría tener en mi espalda en este momento sería una señal de tráfico; y más ahora que solo tengo cinco puntos en el carnet, incluso después de haber realizado un curso de reciclaje para recuperar cuatro puntos. En fin, que es lo que yo digo sobre mi madre: esto es creatividad en estado puro a la edad de sesenta y cinco años.
Sobre Barcelona decir que es preciosa y os la recomiendo para los que no la conozcáis y para los que la conozcáis, siempre es algo distinto. Tiene de todo, una oferta cultural impresionante. Es una ciudad muy distinta y muy rica en detalles, muy cómoda, limpia y multicultural. Y esto se nota vengas de donde vengas. La pregunta del millón seria, ¿algún día llegaremos nosotros a ese nivel?, ¿de qué depende? De momento nos tendremos que conformar con el carril bici. Por algo se empieza…
Me despido por hoy mandando un beso para quienes crean que puede ir para ellos, un abrazo para los que crean que pueden ser abrazados por mí y ofreciendo mi mano para aquellos a los que yo se la pueda tender. Y a más de un@... las tres cosas.
Nos vemos, aquí y en algún que otro lugar,
Max