sábado, 18 de julio de 2009

Ayúdate y Yo te ayudaré...!

Cuenta el Sr. Erwin V. Lutzer la historia de un hombre que durante una inundación se quedo aislado en una casa solitaria. Llegó un bote a rescatarlo mientras estaba en la puerta, pero él les dijo que se fueran, alegando: ""Dios me va a rescatar"". Al día siguiente, el agua subió y llego otro bote a salvarlo, que ya estaba atrapado en el balcón del piso más alto. De nuevo se negó a recibir ayuda, mientras gritaba: ""Dios me va a rescatar"". Pasó otro día y se encontró sentado en lo alto de la chimenea, mientras el agua encrespada se agitaba a su alrededor. Un helicóptero revoloteó sobre él, mientras alguien le ofrecía ayuda. Pero él gritó: ""Dios me va a rescatar"".
.
El agua siguió subiendo y el hombre se ahogó. ´
.
Llegó al cielo, y se quejó a san Pedro: ""Yo esperaba que ustedes me rescataran"". Y el guardián de las llaves le contestó: ""Francamente, me siento sorprendido de verte aqui por te mandamos dos botes y un helicóptero para que te recogieran"". Si el hombre del este cuento hubiera sabido que la frase ""Ayúdate y Yo te ayudaré"" no se halla en la Biblia, como creen ocho de cada diez cristianos según la compañía de investigación Barna Research Group, S.A, tal vez se hubiera salvado.
.
Y esto viene al cuento que cuando ocurre una desgracia, una tras otra, sea la que sea, seguimos administrando la misma formula, llamese como se quiera llamar, la solución sea la sea igualmente si no funciona debe alterarse, buscando una nueva respuesta al problema. Resulta que nuestra condición viene predispuesta a seguir siendo reincidente y seguimos administrando la misma respuesta, pero cada vez nos encontramos en una peor situación y nos consolamos diciéndonos mañana será otro dia, en lo que suele pensar el genero humano.
.
No vamos para el otro barrio sin darnos cuenta, somos como las ancas de rana o los caracoles, que se mueren sin darse cuenta. Pensamos que mañana será de otra forma.
.
Pues como este Sr. nos negamos la posibilidad de apreciar, valorar y analizar lo que realmente nos hace falta para pegar ese salto cuantitativo y cualitativo en nuestra vida, vamos rechazando todas las barcas y todos los helicopteros que son soluciones por poner un ejemplo.
.
Cuando nos hacemos mayores vamos mirando al pasado diciendo con lo que yo he vivido y disfrutado, "Aquello era otra cosa", no nos paramos a buscar soluciones que nos haga enjuagar las adversidades, problemas o carencias, ya sean inundaciones, inexperiencia, crisis o como lo queramos llamar.
.
Ya lo dije en una reflexión anterior es tan importante que te ayuden como ayudar y no nos olvidemos que "dificilmente nos ayudaran si no queremos ser ayudados", y lo peor de lo peor "es que te ayuden y no quieras reconocerlo y menos agradecerlo"
.
Hay gente que escapa de si misma y va situando su vida en la consecución de esto o tal otra cosa, disfrutando tan solo de la consecución y no del trayecto.
.
Prefieren ser infelices o buscar excusas para seguir justificando esa infelicidad permanente, quejandose de todo y de todos, si hacer nada para que eso cambien. Se boicotean continuamente y así pueden justificar sus acciones. " Según un amigo que se dedica a este tema " este síntoma se llama:
.
"presencia negativa". suele pasar que esto no es detectado por la persona que lo padece.
.
Y que esta dentro de la familia de la *"Distimia".
.
Y por hoy lo dejo aquí,
.
Max y max el próximo día.
.
Pd: Aquí os dejo el ultimo corto que se llama "Aquello era otra cosa" que lo disfrutéis.



.
* Distimia, de unas palabras griegas que significan "humor perturbado".