martes, 21 de julio de 2009

¿Aprender?

¿Como aprender?



Esta podría ser la típica pregunta del millón. La podríamos ampliar más y seguir preguntando: ¿Qué es lo que queremos aprender?, ¿Para que? y por último ¿realmente lo necesitamos?

Intentaré plantear una reflexión para que después intentéis responder a las preguntas anteriores.


Para empezar, no puedo dejar de citar al filósofo chino Confucio, quien dijo: "Lo escuché y lo olvidé. Lo vi y lo entendí. Lo hice y lo aprendí".


Sin embargo, en este mundo en el que estamos, y algunos habitamos, no se suele profundizar ni llevar a cabo esta reflexión tan básica.


Hoy en día, muy pocas personas se paran a PENSAR. Precisamente, en algunas de mis clases a las que asisto ha salido el tema de “pensar”. Se comentaba que la tarea de pensar tenia un coste y que casi era mejor delegar el hecho de pensar en los demás, ya que hacerlo por uno mismo cansa demasiado. Justamente cuando estás escuchando esto sientes que es una verdad irrefutable, viendo lo que nos rodea, en cualquier ente ya sea personal, en la televisión, periódicos, prefiero resumir y acabo antes si digo practicamente en general. En esta sociedad en la que estamos imbuidos se nos enseña a que es mejor que este tipo acción se delegue en terceras personas y delegamos la mayor parte del tiempo sin ni siquiera darnos cuenta.


Para comprender esto solo hay que pensar que hoy en día casi todo el mundo tiene la necesidad de formar un equipo a su alrededor, como por ejemplo, un abogado, un gestor, un medico, un informático, en definitiva un amigo que hace eso que nosotros deberíamos saber hacer, pero preferimos que lo haga otro. Se trataría de alguien que pueda organizar cualquier evento, desde un cumpleaños, fiesta o freir un huevo frito, por muy fácil que sea el ejercicio en si de ponerte a pensar en determinadas situaciones. Es más fácil y cómodo que lo haga otra persona en vez de perder nosotros tiempo y esfuerzo en ello.


Parece que este ejercicio nos deja en el transito del punto "A" al "B" totalmente liberados de responsabilidades incluso con nosotros mismos y con la excusa de que, si se trata de “pensar”, es mejor que lo haga "fulanito o menganito" puesto que “pensamos” que nosotros “no sabemos”. Es como un ejercicio de no asumir responsabilidades. Responsabilidades que sí exigimos para cualquier otro cometido en la vida, como por ejemplo, la reforma de algo, una operación, un tratamiento medico, etc. Aquí si estamos seguros y no dejamos de exigir responsabilidades. Eso sí que sabemos hacerlo muy bien.

Es por ello que la gran cuestión que se plantea con todo esto es: ¿Por que no queremos exigirnos la responsabilidad de crecer y de evolucionar?


En cierta ocasión conocí a una persona que me propuso la dificultosa misión de relevarse en esto de pensar, ya que hay veces que nos obcecamos y creemos que no podemos o no sabemos pensar o pensamos de forma incorrecta contaminados por nuestras emociones. Es entonces cuando pensamos que deberían pensar otros por nosotros, en beneficio nuestro. Si somos capaces de llegar hasta aqui es por que podemos llegar a pensar que nosotros no pesamos muy bien para nosotros mismos.


Esto mismo lo identifiqué cuando lo estaba escuchando de mi profesor. Pensé que esta cuestión ya la había escuchado antes: Casi todo el mundo decide no pensar como algo muchas veces correcto. Y mas veces nos escudamos inconsciente en que para eso ya tenemos a otra gente que nos gestiona nuestro estado de pseudo-bienestar, llámense Políticos, Cuerpos de seguridad, Jueces, Organismos, etc, etc.


Para finalizar y, como conclusión a la reflexión que acabo de exponer, pienso que:


Es muy importante estar inmersos siempre en un proceso de reciclaje y actualización permanente. Revelarse contra todo y todos. Estar "Aquí y ahora" y proponerse intentar no automatizar en la medida de lo posible nuestra presencia en este mundo.


Pero para empezar, como primer paso, y sobre todo para aprender, habría hacer uso de la labor de pensar, analizar, cuestionar y cambiar. Y todo esto no se consigue si cada día que pasa no estimulamos estas facultades que, sinceramente, poseemos y que no usamos, cuyo organo que aglutina tal accion es llamado "Cerebro" y lo dejamos apagado, aun cuando optemos inconscientemente por esta desconexión.

Esto es todo por hoy,

Y, por favor, no olvidaros de sentir, ya que es la puerta de acceso inmediato al aprendizaje y que por mucha información que se maneje esta no nos garantiza esa evolución necesaría. El proceso mas rápido para el entendimiento es el hecho de sentir y ahí, justamente al lado, está la puerta del pensar.

Max..!!