miércoles, 13 de mayo de 2009

2ª Parte de la primera!! (La isla)


Ufff, no sé, de verdad que lo he buscado por internet y no lo he conseguido de momento encontrar, me gustaría poder cortar y pegar, pero esto es lo que hay, seguiré picando el texto a medida que pueda.

-- ¡No, cómo puede ser! ¡Si nosotros vivimos aquí desde siempre!.

El Conocimiento repitió:

-- La isla se hunde.

-¡Pero no puede ser! ¡Quizá estás equivocado!
- El Conocimiento casi nunca se equivoca - dijo la Conciencia dárse cuenta de la verdad-. Si él dice que se hunde, debe ser por que se hunde.


-- ¿Pero qué vamos a hacer ahora? - Se preguntaron los demás.

Entonces, el Conocimiento contestó:

-- Por supuesto, cada uno puede hacer lo que quiera, pero yo sugiero que busquen la manera de dejar la isla..... Construyan un barco, un bote, una balsa o algo que les pemita irse, porque el que permanezca en la isla desparecerá con ella.

-- ¿No podrías ayudarnos? - preguntaron todos, por que confiaban en su capacidad.

-- No -- dijo el Conocimiento--, La Previsión y yo hemos construido un avión y en cuanto termine de decirles esto volaremos hasta otra isla mas cercana.

Las emociones dijeron:

-- ¡No! ¡Pero no! ¿Qué sera de nosotros?

Dicho esto, el Conocimiento se subió al avión con su socia y, llevando de polizón al Miedo, que como no es zonzo ya se había escondido en el motor, dejaron la isla.
Todas las emociones, en efecto, se dedicaron a construir un bote, un barco, un velero.....Todas.....salvo el Amor.

-- Dejar esta isla... Después de todo lo que viví aquí.... ¿Cómo podría yo dejar este arbolito, por ejemplo? Ahh...., compartimos tantas cosas.

Y mientras las emociones sededicaban a fabricar el medio de irse, el Amor se subió a cada árbol, olió cada rosa, se fue hasta la playa y se revolcó en la arena como solía hacerlo en otros tiempos. Tocó cada piedra... y acaricio cada rama.....

Al llegar a la playa, exactamente desde donde sale el sol salía, su lugar favorito, quiso pensar con esa ingenuidad que tiene el amor:

"" Quizá la isla se hunda por un ratito.... y después resurja.... ¿Por qué no?""

Y se quedó durante días y días midiendo la altura de la marea para revisar si el proceso de hundimiento no era reversible....

La isla se hundía cada vez más.......

Sin embargo, el Amor no podía pensar en construir, porque estaba tan dolorido que sólo era capaz de llorar y gemir por lo que perdería.

Se le ocurrió entonces que la isla era muy grande, y que aun cuando se hundieran un poco, él siempre podría refugiarse en la zona más alta..... Cualquier cosa era mejor que tener que irse. Una pequeña renuncia nunca había sido un problema para él.
Así que, una vez más, tocó las piedritas de la orilla.... y se arrastro por la arena... y otra vez se mojó los pies en la pequeña playa que atrora fue enorme....

Luego, sin darse cuenta demasiado de su renuncia, caminó hacia la parte norte de la isla, que si bien no era la que mas le gustaba, era la mas elevada......
Y la isla se hundía cada día un poco mas.....
Y el Amor se refugiaba cada día en un espacio más pequeño.....

-- Después de tantas cosas que pasamos juntos.... -- le reprochó a la isla.

Hasta que, finalmente, sólo quedó una minúscula porción de suelo firme; el resto había sido tapado completamente por el agua.

Justo en ese momento el Amor se dio cuenta de que la isla se estaba hundiendo de verdad. Comprendio que, si no dejaba la isla, el amor desaparecería para siempre de la faz de la tierra....

Caminando entre senderos anegados y saltando enormes charcos de agua, el Amor se dirigió a la bahía.

Ya no había posibilidades de construirse una salida como la de todos; había perdido demasiado tiempo en negar lo que perdía y en llorar lo que desaparecía poco a poco ante sus ojos.

Desde allí podría ver pasar a sus compañeros en las embarcaciones. Tenía la esperanza de explicar su situación y de que alguno de sus compañeros le comprendiera y le llevara.

Observando el mar, vio venir el barco de la Riqueza y le hizo señas. La Riqueza se acercó un poquito a la bahía.

-- Riqueza, tú que tienes un barco tan grande, ¿no me llevarías hasta la isla vecina? Yo sufrí tanto la desaparición de esta isla que no puede fabricarme un bote....

Y la Riqueza le contestó:

-- Estoy tan cargada de dinero, de joyas y de piedras preciosas, que no tengo lugar para tí, lo siento....-- y siguió su camino sin mirar atrás.

El Amor, siguió observando, y vio venir a la Vanidad, en un barco hermoso, lleno de adornos, caireles, mármoles y florecitas de todos los colores. Llamaba muchísimo la atención.

El Amor se estiró un poco y gritó:

-- ¡Vanidad..... Vanidad.... Llévame contigo!

La vanidad miró al Amor y le dijo:
-- Me encantaría llevarte, pero..... ¡Tienes un aspecto!.....¡Estás tan desagradable... tan sucio y tan desaliñado!.... Perdón, pero creo que afearías mi barco --- y se fue.
Y así, el Amor pidió ayuda a cada una de las emociones. A la Constancia, a la Sensualidad, a los Celos, a la Indignación y hasta al Odio. Y cuando pensó que ya nadie más pasaría, vio un barco muy pequeño, el último, el de la Tristeza.

Y por hoy lo voy a dejar aquí, no tengo mas ganas de seguir escribiendo, ya queda muy poquito. No se si conocéis este cuento, pero ¿que creéis que podrá pasarle "al Amor"?, ¿se salvara?, ¿alguien lo ayudara?,¿No, Si?, en fin si hay alguien que lo sabe que no destripe el cuento públicamente.

Un saludo como siempre a todos,

Max