sábado, 16 de mayo de 2009

Eso es asi!!!

¡Bueno aquí estoy de nuevo!

Que como yo digo no es poco. Pues aquí andan dos en Sevilla que lo tienen todo muy claro, el que no se ría que me lo diga.

Para mi buenísimos.


Un saludo y que lo disfrutéis,

Max

viernes, 15 de mayo de 2009

http://www.reflexionesinstantaneasbymax.com "Ok"


Buenas de nuevo en la pagina se puede visionar sin ninguna falta, ni ninguna palabra repetida.

Mañana pondré un cuento un poco mas divertido, por lo menos desde mi punto de vista.

Os pido disculpas,


Max

Ultima parte (La Isla)


Pues seguimos con el cuento.....!

--- Tristeza, hermana --- le dijo---, tú que me conoces tanto, tú no me abandonarás aquí, eres tan sensible como yo..... ¿Me llevarás contigo?.

Y la Tristeza le contestó:

--- Yo te llevaría, te lo aseguro, pero estoy taaaaan triste.... que prefiero estar sola. --- Y sin decir mas se alejó.

Y el Amor, pobrecito, se dio cuenta de que por haberse quedado ligado a esas cosas que tanto amaba, él y la isla iban a hundirse en el mar hasta desaparecer.

Entonces se sentó en el último pedacito que quedaba de su isla a esperar el final.....

De pronto, el Amor escuchó que alguien chistaba:

--- Chst-chst-chst...

Era un desconocido viejecito que le hacia señas desde un bote de remos.

El Amor se sorprendió:

--- ¿A mí? --- preguntó, llevándose una mano al pecho.

-- Sí, sí -- dijo el viejito--, a ti. Ven conmigo, súbete a mi bote y rema conmigo, yo te salvo.

El Amor le miró y quiso darle explicaciones:
-- Lo que pasó fue que yo me quedé....
-- Entiendo -- dijo el viejito sin dejarle terminar la frase--, sube.

El Amor subió al bote y juntos empezaron a remar para alejarse de la isla.

No pasó mucho tiempo antes de ver cómo el último centímetro que quedaba a flote terminó de hundirse y la isla desaparecía para siempre.

-- Nunca volverá a existir una isla como ésta -- murmuró el Amor, quizá esperando que el viejito le contradijera y le diera alguna esperanza.

-- No ---dijo el viejo---, como ésta, nunca.

Cuando llegaron a la isla vecina, el Amor compredió que seguía vivo.

Se dio cuenta de que iba a seguir existiendo.
Giró sobre sus pies para agradecerle al viejito, pero éste, sin decir una palabra, se había marchado tan misteriosamente como había aparecido.

Entonces, el Amor, muy intrigado, fue en busca de la Sabiduría para preguntarle:

---¿Cómo puede ser? Yo no lo conozco y él me salvó... Nadie comprendía que me hubiera quedado sin embarcación, pero él me ayudó, él me salvó y yo ni siquiera sé quién es....

La Sabiduría lo miro a los ojos un buen rato y dijo:

-- Él es el único capaz de conseguir que el amor sobreviva cuando el dolor de una pérdida le hace creer que es imposible seguir adelante. El único capaz de darle una nueva oportunidad al amor cuando parece extinguirse. El que te salvó, Amor, es el Tiempo.


Bueno pues aquí acaba el cuentito, decirle al anónimo que se que me leerá, que no hay que ser tan pesimista en la vida por mucha crisis que tengamos por todos los sitios.

Al igual que en los cuentos rosas, el amor persiste y sobrevive, pero que depende de la personas con las que nos  relacionemos y los elementos cortantes que puedan existir y los que dejemos al alcance de de esas personas y el valor o peso que le den a los mismos.

Habrá personas que puedan superarlo y salir fortalecidas y otras que no sepan como salir hacia adelante.

Esto es todo por hoy amig@s,

Max



miércoles, 13 de mayo de 2009

2ª Parte de la primera!! (La isla)


Ufff, no sé, de verdad que lo he buscado por internet y no lo he conseguido de momento encontrar, me gustaría poder cortar y pegar, pero esto es lo que hay, seguiré picando el texto a medida que pueda.

-- ¡No, cómo puede ser! ¡Si nosotros vivimos aquí desde siempre!.

El Conocimiento repitió:

-- La isla se hunde.

-¡Pero no puede ser! ¡Quizá estás equivocado!
- El Conocimiento casi nunca se equivoca - dijo la Conciencia dárse cuenta de la verdad-. Si él dice que se hunde, debe ser por que se hunde.


-- ¿Pero qué vamos a hacer ahora? - Se preguntaron los demás.

Entonces, el Conocimiento contestó:

-- Por supuesto, cada uno puede hacer lo que quiera, pero yo sugiero que busquen la manera de dejar la isla..... Construyan un barco, un bote, una balsa o algo que les pemita irse, porque el que permanezca en la isla desparecerá con ella.

-- ¿No podrías ayudarnos? - preguntaron todos, por que confiaban en su capacidad.

-- No -- dijo el Conocimiento--, La Previsión y yo hemos construido un avión y en cuanto termine de decirles esto volaremos hasta otra isla mas cercana.

Las emociones dijeron:

-- ¡No! ¡Pero no! ¿Qué sera de nosotros?

Dicho esto, el Conocimiento se subió al avión con su socia y, llevando de polizón al Miedo, que como no es zonzo ya se había escondido en el motor, dejaron la isla.
Todas las emociones, en efecto, se dedicaron a construir un bote, un barco, un velero.....Todas.....salvo el Amor.

-- Dejar esta isla... Después de todo lo que viví aquí.... ¿Cómo podría yo dejar este arbolito, por ejemplo? Ahh...., compartimos tantas cosas.

Y mientras las emociones sededicaban a fabricar el medio de irse, el Amor se subió a cada árbol, olió cada rosa, se fue hasta la playa y se revolcó en la arena como solía hacerlo en otros tiempos. Tocó cada piedra... y acaricio cada rama.....

Al llegar a la playa, exactamente desde donde sale el sol salía, su lugar favorito, quiso pensar con esa ingenuidad que tiene el amor:

"" Quizá la isla se hunda por un ratito.... y después resurja.... ¿Por qué no?""

Y se quedó durante días y días midiendo la altura de la marea para revisar si el proceso de hundimiento no era reversible....

La isla se hundía cada vez más.......

Sin embargo, el Amor no podía pensar en construir, porque estaba tan dolorido que sólo era capaz de llorar y gemir por lo que perdería.

Se le ocurrió entonces que la isla era muy grande, y que aun cuando se hundieran un poco, él siempre podría refugiarse en la zona más alta..... Cualquier cosa era mejor que tener que irse. Una pequeña renuncia nunca había sido un problema para él.
Así que, una vez más, tocó las piedritas de la orilla.... y se arrastro por la arena... y otra vez se mojó los pies en la pequeña playa que atrora fue enorme....

Luego, sin darse cuenta demasiado de su renuncia, caminó hacia la parte norte de la isla, que si bien no era la que mas le gustaba, era la mas elevada......
Y la isla se hundía cada día un poco mas.....
Y el Amor se refugiaba cada día en un espacio más pequeño.....

-- Después de tantas cosas que pasamos juntos.... -- le reprochó a la isla.

Hasta que, finalmente, sólo quedó una minúscula porción de suelo firme; el resto había sido tapado completamente por el agua.

Justo en ese momento el Amor se dio cuenta de que la isla se estaba hundiendo de verdad. Comprendio que, si no dejaba la isla, el amor desaparecería para siempre de la faz de la tierra....

Caminando entre senderos anegados y saltando enormes charcos de agua, el Amor se dirigió a la bahía.

Ya no había posibilidades de construirse una salida como la de todos; había perdido demasiado tiempo en negar lo que perdía y en llorar lo que desaparecía poco a poco ante sus ojos.

Desde allí podría ver pasar a sus compañeros en las embarcaciones. Tenía la esperanza de explicar su situación y de que alguno de sus compañeros le comprendiera y le llevara.

Observando el mar, vio venir el barco de la Riqueza y le hizo señas. La Riqueza se acercó un poquito a la bahía.

-- Riqueza, tú que tienes un barco tan grande, ¿no me llevarías hasta la isla vecina? Yo sufrí tanto la desaparición de esta isla que no puede fabricarme un bote....

Y la Riqueza le contestó:

-- Estoy tan cargada de dinero, de joyas y de piedras preciosas, que no tengo lugar para tí, lo siento....-- y siguió su camino sin mirar atrás.

El Amor, siguió observando, y vio venir a la Vanidad, en un barco hermoso, lleno de adornos, caireles, mármoles y florecitas de todos los colores. Llamaba muchísimo la atención.

El Amor se estiró un poco y gritó:

-- ¡Vanidad..... Vanidad.... Llévame contigo!

La vanidad miró al Amor y le dijo:
-- Me encantaría llevarte, pero..... ¡Tienes un aspecto!.....¡Estás tan desagradable... tan sucio y tan desaliñado!.... Perdón, pero creo que afearías mi barco --- y se fue.
Y así, el Amor pidió ayuda a cada una de las emociones. A la Constancia, a la Sensualidad, a los Celos, a la Indignación y hasta al Odio. Y cuando pensó que ya nadie más pasaría, vio un barco muy pequeño, el último, el de la Tristeza.

Y por hoy lo voy a dejar aquí, no tengo mas ganas de seguir escribiendo, ya queda muy poquito. No se si conocéis este cuento, pero ¿que creéis que podrá pasarle "al Amor"?, ¿se salvara?, ¿alguien lo ayudara?,¿No, Si?, en fin si hay alguien que lo sabe que no destripe el cuento públicamente.

Un saludo como siempre a todos,

Max

martes, 12 de mayo de 2009

Primera parte!



De unas cuantas:

Pero no de muchas, contare un cuento que ha llegado a mi manos a través de Internet, por parte de una amigo y que creo que no estará de mas compartir, pero a decir verdad no es muy escueto. Así que por lo tanto lo segmentare. Bajo mi punto de vista merece la pena invertir en leerlo, así que yo le daría una oportunidad:

Hubo una vez una isla donde habitaban todas las emociones y todos los sentimientos humanos que existen. Convivían, por supuesto, el Temor, la Sabiduría, el Amor, la Angustia, la Envidia, el Odio.... Todos estaban allí. A pesar de los roces naturales de la convivencia, la vida era sumamente tranquila e incluso previsible. A veces la Rutina hacía que el Aburrimiento se quedara dormido, o el impulso armaba algún que otro escandalo, pero muchas veces la Constancia y la Conveniencia lograban aquietar el Descontento.

Un día, inesperadamente para todos los habitantes de la isla, el Conocimiento convocó una reunión. Cuando la Distracción se dio por enterada y la Pereza llegó al lugar del encuentro, todos estuvieron presentes.

Entonces, el Conocimiento dijo:

- Tengo una mala noticia que darles:

"La isla se hunde.

(...) Seguiré....!

Por cierto aquellos que recibís directamente cualquier cosa que me da por compartir inmediatamente, os digo que verlo directamente en el Blog, la composición gana bastante, al margen de que se me pueden haber colado alguna que otra falta de ortografía y en el Blog puede estar subsanada, así que os pido disculpas por esas posibles faltas y ya de paso os invito a que lo leáis directamente en la pagina donde salen publicadas.

Un saludo a tod@s,

Max

domingo, 10 de mayo de 2009

Algo que no era capaz.....!


De comprender!


Me reuní con un cliente en Semana Santa y en un día festivo, pues era imperioso para poder solucionar la vorágine en la que se había sumergido, tal cliente consistente en solicitar créditos a diestro y siniestro.
En el transcurso de la conversación, como el que no viene al caso, le pregunté: “¿Cómo fuiste capaz de pedir tantos préstamos?” Su respuesta fue..... “¡Yo qué sé! Me di cuenta de que todo lo que pedía me lo daban y me dediqué a pedir uno tras otro.”
A mí me costaba escuchar esto de mi cliente y más no resoplar, porque esto por lo visto está feo.
El motivo de la cita no era otro que comunicarle que había que establecer unas prioridades a la hora de acometer esas deudas para poder sacarlo de las bases de datos adversas, como "Equifax y Baldescug". Este era un proceso previo imprescindible, puesto que si no salía de dichas bases, que son las que consultan las entidades bancarias, no se le podía financiar ni un paquete de pipas a plazos.
La deudas en cuestión eran de cantidades, algunas muy pequeñas. Cuando intento poner en solfa qué o cuáles tendría que acometer mi cliente me dice que no va a poder puesto que tiene la comunión del niño".
No podía creérmelo...Yo invitando a un cliente un domingo festivo a un café mientras me entregaba documentación. Pero yo cedí por una causa mayor y me dice el cliente que no puede porque tiene que celebrar una comunión. Al verme la cara que puse lo debí decir todo... y termina de arreglarlo de esta manera: verás… no es por mi…, es por mi mujer, que ella sí cree....!
No pude aguantar y le dije: “Creo que deberías empezar a decirle a tu esposa y seguidamente a tu hijo, que dentro de poco dormirán en la calle”. Encima se reía....! “Yo debo estar viviendo en los mundos de Matrix”- pensaba yo para mis adentros…
Segunda Parte de la Primera: más de lo mismo: tiene que hacer una provisión de fondos a tal efecto y me entero que está pagando el deceso, que son doce euros mensuales, y esta el que lo cobra en la puerta de su casa.
No puedo entenderlo. Está cubriendo el futuro cuando lo que tendría que hacer es cubrir el presente. Es para haberse “matao”, no?
Por lo visto esto es muy normalisimo e incluso hay un compañero que también está en la misma situación pagando este deceso, siendo el resultado de ....lo fue mi abuelo, mi padre y yo no voy a ser menos.
Esas cadenas de gente que hace las cosas sencillamente porque las hace todo el mundo. Y eso parece validar cualquier cosa o situación, por aberrante que sea. Personalmente, me pone los pelos como escarpias.
En fin, son cosas que también pasan. Esto es normal por lo visto. Pienso que es fundamental saber priorizar en la vida. Debería ser una asignatura obligatoria en el colegio, creo que el problema es que no se tienen claras las prioridades y su orden de acometida.
Lo voy a explicar de una forma muy gráfica, seria algo como elegir que te cortaran la cabeza en vez de un brazo, se que este ejemplo es un poco radical, pero seguro que es fácil de entender.
Esto es como en el ajedrez, que también hay prioridades: es mejor que desaparezca cualquier pieza antes que la dama. Y ya del Rey ni hablamos, ya que se acaba el juego…!
Pues todo esto os lo he comentado para explicar que hay gente que parece que la cabeza la tiene de adorno, o eso me parece intuir a mí personalmente.
Ahí queda eso,

Para mí esto se ha escapado de los mundos de Matrix,

Soy raro,

Max

viernes, 8 de mayo de 2009

Lo valores perdidos...!

¡Buenas de nuevo a todos!

Como sabéis hemos tenido un parón cuasi obligatorio por una secuencia de fiestas y lo que no son las fiestas.

En fin tengo todavía tengo amig@s que están en fase de recuperación.

Cambiando de tema, ultimamente creo que estoy leyendo mas de la cuenta y creo que voy a poder pasar de nivel y podre hacer dos cosas a la vez y estas no serán andar y comer chicle al mismo tiempo.

Me gustaría que miráramos alrededor y viésemos que estamos inmersos en una sociedad sumamente consumista, incluso en valores personales que lleva a degradarnos como personas. Sucede que no estar en contacto con lo realmente necesario mas allá de los ciclos cotidianos, priorizando y rellenarlos sin ton ni son, siguiendo la inercia de días parecidos el uno al otro y lo peor el de no hacer nada por salir de esa espiral. Da como resultado personas sumamente vacías o personas que no se arriesgan a hacer nada por si acaso, en una situación de pausa permanente.

Cada vez estamos mas instalados en la sociedad del "Kleenex".

Yo quiero suscribir esto no como marca, si no como algo que todo el mundo puede identificar, con el resultado de usar y tirar.

Los valores perdidos son parte ya de una lista extensa y que llega a todos los escenarios. Cuando usar y tirar no era parte de nuestra cultura, valores tales como conservar, cuidar, mimar, compartir y sobre todo, "reparar formaban parte de la sociedad" como operativa básica.

El desinterés por conservar lo que tenemos y la ansiedad por obtener la novedad forjan una generación de jóvenes a los que se ha inculcado la renovación continuada como modo de acallar su sentir, en todos los aspectos, retroalimentada encima por padres hartos de no poder y que buscan escenarios aun por encima imaginarios o virtuales que siguen alimentando esta nueva cultura instalada sin darnos cuenta en nuestra sociedad y además rivalizando personalmente incluso con la juventud en este usar y tirar.

Vuelve a entroncar con el tanto tienes y el tanto vales, imperceptible para muchas personas.

Da como resultado que cuando no consiguen obtener lo que uno desea, por que siempre no es posible, los jóvenes se muestran rápidamente insatisfechos y frustrados. Si uno no puede usar y tirar....., ¿Que queda?: Conservar, en nuestra sociedad, es (Lamentablemente) sinónimo de fracaso.

Para mi próxima intervención participare con un cuento que considero interesante compartir,

Un saludo a tod@s y bienvenidos de nuevo, para el próximo mas y mejor, espero gustosamente vuestras ideas como siempre, igualmente me gustaría que estas fueran publicas, para llegar a esa evolución que se supone que todo el mundo buscamos,

Max